|

hd1p #079 – Arquitectos vs. Constructores

"Asunto: hd1p #079 - Arquitectos vs. Constructores"

"Pequeña introducción (simplificada), para los que conocen menos el sector:"

"Para responder a la pregunta de hoy, voy a hablar de mi “estudio ideal” (en orden cronológico de una obra):"


Vuelve a ser lunes. Volvemos a hablar de un tema propuesto por un lector.

 

En este caso por un arquitecto. Y el tema es…

 

“Te propongo escribir sobre nuestro gremio: los arquitectos. Seguro que nos resulta útil leer con transparencia cómo os podemos ayudar y cómo os perjudicamos a las empresas constructoras”

 

Por cierto, el asunto del mail no es serio. O no debería serlo.

 

Pequeña introducción (simplificada), para los que conocen menos el sector:

 

El estudio de arquitectura (puede ser un estudio de interiorismo en proyectos de reforma), se encarga junto con el cliente de diseñar el proyecto y elaborar los planos. Y una vez arranca la obra, el arquitecto representa al cliente para supervisar la ejecución de los trabajos y asesorar al cliente en los temas técnicos pertinentes (e.g., asegurar que se factura lo ejecutado).

 

En cuanto al proceso habitual

El cliente elige un estudio con quien trabajar para realizar el diseño (el estudio cobra por la realización del diseño y posteriormente por la supervisión de los trabajos)
Se realiza el diseño de la obra
Una vez terminado el diseño se envían los materiales a una o varias constructoras para que preparen el presupuesto de la ejecución de los trabajos
El cliente apoyado por el estudio elige constructora y se inicia la obra

Para responder a la pregunta de hoy, voy a hablar de mi “estudio ideal” (en orden cronológico de una obra):

 

1. A nivel general, el estudio de arquitectura ve a Dosplanos como un partner de cara a la ejecución del proyecto. Por supuesto que el estudio debe defender los intereses del cliente, pero este objetivo se logra mejor trabajando en conjunto con la constructora y no viendo a la constructora como el enemigo, un “mal necesario” o una cuadrilla de albañiles poco competentes (a estas alturas hemos pasado por todos los “papeles” ;p)

 

2. El estudio ha sido muy claro con el cliente sobre lo que cuestan las cosas. Y si puede ayudar, pide apoyo a Dosplanos para estimar el presupuesto desde un inicio, de forma que evitamos trabajar en un proyecto para el cual el cliente no tiene dinero (esta situación pasa de vez en cuando, con una gran pérdida de tiempo para todos, especialmente para el estudio)

 

3. De cara a presupuestar Dosplanos recibe los planos del proyecto y las mediciones. Las mediciones (para entendernos), es el detalle de cada trabajo a realizar con las cantidades a presupuestar. Los estudios de arquitectura suelen compartir esta información, pero es menos habitual con estudios de interiorismo (en reformas). La ausencia de mediciones genera un sobretrabajo a todas las partes (cada constructora realiza un presupuesto con una estructura distinta y luego compararlos es un infierno)

 

4. El estudio es transparente con Dosplanos durante el proceso de presupuestación. Todos sabemos que hay veces que se piden presupuestos para poder comparar a la constructora que ya está elegida (conocida del cliente o lo que sea). En esos casos, si tenemos la información podemos ser más ágiles e invertir el tiempo de forma óptima y útil para todos

 

5. Quizá menos ortodoxo pero práctico al fin y al cabo es incorporar un par de partidas en el presupuesto que en principio no sean necesarias. Así existe un colchón para cubrir imprevistos o esos errores que “no son de nadie pero son de todos” y que de no existir este “colchón” se convierte en un foco de tensión cliente-constructora (estoy por ver la obra que no haya requerido un par de ajustes durante la ejecución y por desgracia suelen ser sobrecostes)

 

6. Durante la comparativa de presupuestos (suele haber más de uno), el estudio ayuda a identificar partidas que van altas (siempre se da esta situación), pero también ayuda a identificar las partidas que van bajas (parece lo justo pero siempre es así), lo que sin duda daña a la constructora y potencialmente a la obra

 

7. El estudio ha hecho un buen trabajo en la fase de diseño y en la gestión del cliente, de forma que el proyecto sufre pocos cambios con respecto a lo originalmente presupuestado, lo que hace que la obra vaya mucho más rápida y todos ganemos

 

8. Cuando aparecen los problemas (que aparecen seguro), el estudio toma una posición lo más justa posible. Defiende al cliente cuando la constructora no está cumpliendo pero también defiende a la constructora cuando corresponde (porque parte de su labor es guiar al cliente en un entorno que conoce menos)

 

9. Por último, el estudio echa un cable en el cierre del proyecto. De nuevo con una posición lo más justa posible, dando caña a la constructora cuando los últimos trabajos se demoran pero al mismo tiempo pidiendo al cliente que sea razonable con lo que son “remates” y lo que no lo son (creo que nos entendemos)

 

10. No puedo cerrar este decálogo sin decir que nada como trabajar con un estudio con gente simpática. Con quien puedas, además de ir de visita de obra, irte a comer y aprovechar para rememorar todas las grandes situaciones que se dan en los proyectos

 

No pido nada, ¿eh? 😎

 

Y ahora tocaría hablar de constructoras. ¿Qué podemos hacer para “ayudar”? (tengo alguna idea, pero si algún estudio se anima a escribir, por aquí lo compartimos).

 

Mañana más…

 

Nota final: hay múltiples estudios con los que trabaja Dosplanos en la lista de distribución. Por favor que nadie se tome ningún punto de este correo como un mensaje relacionado con un proyecto específico. Son los retos más habituales que tenemos en nuestro día a día por lo que seguro que en algún proyecto nos ha pasado alguna de estas situaciones

No te olvides – este jueves (y al menos todos los jueves de marzo), vamos a comentar un reto que tenga un lector y compartir nuestras impresiones (si no sabes de qué hablo, email #078). Si tienes algo en mente mándamelo para incorporarlo en uno de los correos de marzo

Publicaciones Similares