|

hd1p #133 – Crecer o perfecto

"Asunto: hd1p #133 - Crecer o perfecto"

"Antes de eso, un apunte, ¿has escuchado a algún cliente decirte que quiere algo “perfecto”?"

"Cuando se lo escucho a uno de nuestros potenciales clientes se me ponen los ojos como platos (esta frase suele venir en el momento en el que se deciden por nosotros y nos trasladan sus expectativas)."


A ver qué quiere decir este asunto.

 

Antes de eso, un apunte, ¿has escuchado a algún cliente decirte que quiere algo “perfecto”?

 

Cuando se lo escucho a uno de nuestros potenciales clientes se me ponen los ojos como platos (esta frase suele venir en el momento en el que se deciden por nosotros y nos trasladan sus expectativas).

 

Me queda la duda de si quiere que le diga que “por supuesto, en Dosplanos hacemos todo perfecto”, o prefiere que le responda que la perfección no es posible.

 

Que lo que podemos hacer es definir unos rangos de tolerancia para cada trabajo (para eso está el código técnico en el mundo de la construcción), y consideramos como correcto cualquier trabajo que entre dentro de esos rangos.

 

Por lo general me quedo callado, no soy muy buen actor y abrir la boca puede generar una controversia que no ayudaría en nada a firmar el contrato.

 

Mi cara: 😐

 

Esto por otro lado conecta con aquel mail donde hablábamos de la cualificación de nuestros clientes. Y sí, cuando escucho lo de «perfecto» me entran ganas de salir corriendo.

 

Pero bueno, me estoy desviando un poco del tema (bastante). Yo venía a hablar de crecimiento o perfección. A ver si soy capaz de explicarme…

 

¿Eres un profesional y eres tan bueno en lo que haces que eres capaz de alcanzar la “cuasi-perfección”? Puede parecer un decir pero en mi experiencia muchas empresas las crea un profesional que destaca mucho en lo que hace.

 

Porque ese profesional, al ser realmente tan bueno, atrae a clientes “sin parar”

Raimundo es el mejor ebanista del mundo
No hay ninguna masajista en la faz de la tierra como Laura
Nicoleta hace el mejor tiramisú del hemisferio norte

Hablamos de este tipo de persona.

 

Y en ese momento, tentados por la gran afluencia de clientes, se plantea la duda de si crecer para poder abastecer a toda la demanda o quedarse uno como está.

 

Por aquello de hacer felices cada vez a más gente. Y por aquello de poder ir a los hoteles 5*, ya te acuerdas.

 

Pero lo que a lo mejor no eres del todo consciente, es que en ese momento tienes que elegir: o te quedas con la “cuasi-perfección” o creces.

 

Porque la combinación no es posible (o es “cuasi-imposible”).

 

Porque lo normal, es que la gente como tú (sí, esos que se salen de lo normal)

 

Han montado su proyecto (esos se decidieron por crecer)
Trabajan como profesional independiente para mantener su estándar de calidad (ese eres tú a día de hoy, ¿no?)
Trabajan en una gran empresa con un sueldo acorde a su excepcionalidad (y que una pyme, por muy mal que nos sepa, lo va a tener difícil para pagar)
Trabaja en algún área de investigación donde va a descubrir la pastilla contra la vejez, o algo así
…

Quiero decir con esto…que cuando quieras dar el paso y empezar a hacer crecer tu proyecto

 

Difícilmente tus comerciales van a ser “perfectos”
Difícilmente tu equipo de atención al cliente va a ser “perfecto”
Difícilmente tu equipo de IT, o de HR, o de administración van a ser perfecto
…

Porque tu proyecto difícilmente va a poder competir (en un inicio) con el resto de proyectos existentes en el mercado (que tienen ya un tamaño, y que pueden pagar ya unos sueldos…).

 

Y en realidad no pasa nada. Es lo normal.

 

Y si me apuras, te diré que quizá tú alcanzas un nivel de perfección casi inigualable al preparar tu tiramisú. Pero en el momento en el que quieras crecer vas a pasar de ser un profesional a ser un empresario.

 

Y tú mismo vas a convertirte en un empresario realmente imperfecto. No por nada, si no porque estás empezando y te queda tira por aprender.

 

Y teniendo en cuenta lo anterior, como empresario imperfecto te vas a encontrar con el gran reto de que las cosas no se van a poder hacer en la empresa con el nivel de perfección con el que estabas habituado.

 

Y es posible que lo intentes una y otra vez. Y te des cuenta al final, de que simplemente no es posible.

 

Al inicio.

 

Pero si eres capaz de rodearte de buenos, o muy buenos profesionales imperfectos, es muy posible que te vaya bien. O desde luego que te irá mejor que el empresario que se rodee de malos profesionales imperfectos.

 

Y es posible que con un poco de tiempo, tu empresa vaya creciendo. Y ganando reputación. Y teniendo más medios para contratar.

 

Y poco a poco puedas ir atrayendo talento a tu empresa. Y poco a poco, aún sin llegar a la “cuasi-perfección” que tenías en origen, te vayas acercando…

 

No sé si me he explicado con este correo

Es posible que lo anterior no te aplique (no eres así)
O es posible que hayas pasado por ahí (hayas tenido que “relajar un poco el estándar»)
O es posible que estés justo ahí…

Así que…¿te gusta la perfección? Quédate sólo y sigue siendo un profesional excepcional.


¿Quieres crecer? Hazte a la idea de que tu estándar de trabajo es muy posible que sufra. Al menos por un tiempo.

 

Y por no confundir, no digo que dejes de empujar día a día para subir el estándar de trabajo en la empresa. Todo lo contrario.

 

Iba ya a terminar pero no quería cerrar sin apuntar que en el programa que arrancamos en septiembre revisaremos el plan que tienes para hacer crecer tu estructura organizativa. Y eso combinado con un plan comercial de crecimiento y un buen proceso de selección…

Publicaciones Similares