|

hd1p #134 – Empresa familiar, procesos y zonas grises

Asunto: hd1p #134 - Empresa familiar, procesos y zonas grises

Hoy te cuento una historia muy real. Y además actual.

Te he comentado que estoy haciendo unas consultorías

Hoy te cuento una historia muy real. Y además actual.

 

Te he comentado que estoy haciendo unas consultorías. Sí, esas que van a ser la base para el programa de mentorías que arrancamos en septiembre.

 

Por cierto, sin ánimo de entrar en modo comercial (aquí voy), ya somos 3 empresas para la primera “clase” (en breve comparto más detalles, pero si te interesa, sé proactivo y escríbeme).

 

Pues hoy quería hablar de una de las empresas con las que estoy trabajando.

 

Te hablé que es un estudio de arquitectura. Una empresa familiar.

 

Y fíjate que si lo piensas, yo nunca te hablo de empresas familiares.

 

“Pues son el 70% de las pymes, cateto” – podrías decirme

 

Pues seguro que tienes razón. Pero yo no tengo una empresa familiar, y hasta la fecha mi interacción con empresas familiares ha sido sobre todo en base a una relación cliente-proveedor, así que tampoco me voy a poner a hablar de lo que no sé.

 

Pero con este proyecto estoy adentrándome en las particularidades de este tipo de empresa.

 

Y es muy interesante, porque tienen situaciones que no se dan en en el resto de empresas.

 

En este caso, hablamos de la “convivencia multi-generacional” (suena bien el término, ¿no?).

 

Una empresa que la creó una emprendedora/empresaria. Y la gestionó durante dos décadas. Y por el camino se incorporó la siguiente generación al proyecto

 

Y a día de hoy se combina un estilo más informal de gestión con una metodología más organizada/estructurada.
Y se combina un estilo más relacional, con un estilo más digital.
Y se combina un conocimiento profundo del sector con las ideas de quienes aterrizaron hace no tanto tiempo pero habiendo trabajado en otros sectores.
Y se combina un ritmo más “clásico” de trabajo, con la velocidad de los nuevos tiempos.

Y con este contexto nos encontramos trabajando los procesos de la empresa.

 

¿Recuerdas? Aprovechamos para revisarlo…

 

Primero pintamos todos los procesos de la empresa en una página (organizado en una “jerarquía de procesos”, desde el área comercial hasta administración)
Luego entramos al detalle de cada proceso (por ejemplo, el proceso de firma del contrato, o el diseño de la decoración del proyecto)
Y para cada proceso, nos toca definir las entradas (inputs), las salidas (outputs) y las actividades que convierten las entradas en las salidas
No nos olvidamos de asignar responsables (¿recuerdas lo de RASCI?), qué sistemas se usan y terminamos con los indicadores clave del proceso (KPIs)

Como te imaginas, es un ejercicio de detalle, donde parte del valor viene a la hora de clarificar las zonas grises (sobre todo en lo que se refiere a responsabilidades de cada actividad).

 

Y mientras hacíamos el ejercicio saltaba alguna chispa.

 

Pero chispas muy necesarias. Porque son chispas que tienen que saltar para poder clarificar la forma de trabajar. Y para poder resolver esas zonas grises.

 

Lo mejor en una empresa familiar es que los objetivos están alineados. Todos quieren el éxito de la empresa (por encima de todo). Y lo mejor para sus clientes. Y una visión a largo plazo.

 

Y lo bueno…es que si combinas la experiencia y conocimientos de la primera generación, con un estilo de gestión más dinámico y estructurado de la segunda generación, el resultado puede ser fantástico (¿imbatible?).

 

Todo un reto para la pyme familiar. Y toda una oportunidad para construir proyectos que aúnen lo mejor de las dos generaciones.

 

¿Qué opinas? ¿Has tenido o tienes situaciones similares en tu empresa?

­

Publicaciones Similares