|

hd1p #141 – Promesas a estribor

"Asunto: hd1p #141 - Promesas a estribor"

"Hace 3 años un interiorista nos propuso hacer un proyecto en Alicante."

"Otro estudio distinto estaba cambiando de oficina."

Hoy toca un mail breve. Para enfocarnos en el martes, que es el día más productivo de la semana (o eso dicen algunos).

 

Hace 3 años un interiorista nos propuso hacer un proyecto en Alicante. ¿Qué pintábamos nosotros en Alicante a esas alturas de la película?

 

Te lo digo. Nada.

 

Por cierto Paco, creo que es la primera vez que hablo de Alicante (perdonad, ha sido un saludo a un lector que se quería tomar un café conmigo en Alicante y yo no terminaba de entender 😵).

 

Peeero. Es que esa misma clienta tenía un piso enorme en Madrid que iba a reformar a continuación. Así que si nos buscamos la vida para hacer el proyecto de Alicante, el de Madrid será nuestro.

 

Ejecutamos el proyecto de Alicante. La cosa fue muy bien. A pesar de las dificultades logísticas del asunto. Y a pesar de que nos apretaron el precio hasta el infinito y más allá.

 

¿Ejecutamos el proyectazo de Madrid? «F» «4»…

 

Esta otra es de hace dos años. Justo después del confinamiento.

 

Otro estudio distinto estaba cambiando de oficina. Y nos ofreció el maravilloso privilegio de hacerles la obra de su oficina “a coste”, a cambio de poder trabajar en varios proyectos que tenían entre manos.

 

Y hasta podríamos usar su estudio para «enseñar nuestras obras». Qué afortunados.

 

Nos pusimos el gorro de ONG y allí fuimos (ya sabéis, nuestra RSC). En paralelo estábamos ya presupuestando uno de los proyectos, así que “el paquete” tenía buena pinta.

 

Pero resulta que no es oro todo lo que reluce. Los “proyectos prometidos” fueron desapareciendo del mapa, uno a uno.

 

Uno de esos proyectos era para un ruso que nos dijo que quería pagar todo en billetes. Cuando fue un momento al baño aprovechamos para salir corriendo.

 

En paralelo el proyecto de su oficina se retorció hasta límites insospechados. Cuando algo empieza mal…

 

Total, si te cuento que ni “proyectos prometidos” y para colmo 12.000 euros pendientes de pago del proyecto realizado “a coste” (no entro más en este tema que quiero tener un buen día). Pues no te exagero un ápice.

 

Bueno, así para terminar el cuadro de Van Gogh, y como no puede ser de otra manera, seguimos esperando el pago de los 12.000€ mientras que hemos pagado 4.000€ de impuestos por esos “ingresos” y otros 2.500€ del IVA “recogido”.

 

Qué bonito es el mundoooooooo.

 

La conclusión es bastante sencilla. La mía al menos.

 

A día de hoy me puedes contar que voy a construir todo el desarrollo Madrid Nuevo Norte (si no te suena, hablamos de 30 edificios de oficinas, 8 rascacielos y +2.500 viviendas).

 

Pero si antes de ganar el contrato me pides cambiar un grifo de tu casa, que sepas que a estas alturas te voy a cobrar el grifo y la visita del fontanero. Ya si gano el contrato te descuento el coste de la visita en el precio del quinto rascacielo.

 

Y como ya me empieza a oler mal este tipo de cosas…me pagas por adelantado 😘.

 

Ya ves. Me ha costado un par de batallas aprender esta lección. Como dice el refrán, para aprender, es menester padecer.

 

Ahora no me digas que no te suena la historia. ¿Me cuentas una de las tuyas? Bueno, y si no te suena, imprime este correo y pínchalo en la pared. Para cuando venga “el cliente”.

 

Hasta aquí el correo de hoy.

 

Bueno, como me queda un pelín de espacio en el mail aprovecho para comentarte que tenemos fecha de arranque de las mentorías (14 de septiembre). Buen día, ¿no? Y un secreto más…será un programa para 12 personas. Como las uvas.

Publicaciones Similares