|

hd1p #147 – Toca madera

"Asunto: hd1p #147 - Toca madera"

"Nota inicial: joe, qué desastre soy (es verdad, no es un decir)."

"Ya sabes que estoy dándole caña al tema del M&A (compra de empresa)."

Nota inicial: joe, qué desastre soy (es verdad, no es un decir). Le prometí a Charly (recuerdas, de Parango), que un día iba a hablar en hd1p acerca del lanzamiento de Make Internet Great Again, donde hablar sobre cómo Vender en Internet (no es un decir, avisado estás 🤓).

 

Y hoy por la noche (ayer) me doy cuenta de que el directo que han organizado donde cuentan de qué va Make Internet Great Again es HOY. Te puedes apuntar (gratis) aquí y si te interesa el tema de los funnels de venta, estoy seguro de que lo vas a disfrutar.

 

— Fin de nota inicial —

 

Ya sabes que estoy dándole caña al tema del M&A (compra de empresa).

 

Sucede que estoy en conversaciones medio-avanzadas con (otra) empresa de carpintería. No te doy más detalles, porque sé que tú también quieres entrar en el sector y no me la vas a quitar.

 

Tuvimos una reunión. Y la semana pasada la segunda.

 

La verdad, la empresa mola. Tiene unos 60 años (segunda generación). Dos propietarios mayores a día de hoy. Y un sobrino político preparado para tomar las riendas de la empresa.

 

¿Qué mas?

 

Potencial para mejorar márgenes con ciertas subidas de precios
Su estrategia comercial a día de hoy es nula (hay potencial de mejora)
Y además yo podría dirigir parte de mi carpintería hacia esta empresa
Ahh, que también hacen ventanas de madera
Y para tener algo más de contexto, cada vez hay más carpintería en los proyectos de reforma y menos carpinteros en el mercado

Toda la conversación muy positiva.

 

Estamos alineados en la visión a medio plazo. Hasta hablamos de las opciones de montar una escuela de carpinteros en el pueblo para nutrir la empresa de talento.

 

Y aunque hay aproximadamente 2 millones de detalles que clarificar, hablamos del elefante en la habitación.

 

“Bueno, ¿y cuánto crees que vale esto?” – me pregunta uno de los dos

 

“La verdad, no lo sé. Yo miro las cuentas públicas de la empresa y no dais beneficio. De hecho, tenéis aún pérdidas acumuladas en la empresa. Y supongo que vosotros pensáis que la empresa vale mucho. Así que tenemos un tema un poco complejo de atajar” – mi respuesta

 

“Bueno hombre, es que hay muchas cosas que no se ven en las cuentas públicas” – respuesta

 

“Ya ya…” – haciéndome un poco el duro…jaja

 

“Bueno, lo que podemos hacer es valorar la maquinaria que tenemos, valorar la nave, valorar el stock y ver cuánto sale” – me dice el otro propietario

 

“Pues parece un buen punto de partida. Me podéis pasar lo que os salga, yo os digo que me parece mucho. Y os hago una contraoferta. Y así vamos avanzando” – respondiendo

 

Fue así la conversación, con un toque de humor por el camino. Buena señal.

 

Pero te das cuenta de lo que ha pasado, ¿no?

 

No nos encontramos en la situación de la otra carpintería que comentábamos, donde básicamente hablábamos del propietario y cuatro máquinas (recuerda, eso valía cero patatero).

 

Pero al no contar con una cuenta de resultados que presente un beneficio, no es muy útil la valoración por múltiplos de EBITDA (ni por DCF -si no te suena para otro día-). Y sería un ejercicio muy complejo intentar construir una imagen fiel de la empresa a partir de “ajustes”.

 

¿Resultado?

 

Vamos a calcular el valor de mercado de los activos. Que debería ser un mínimo teórico del valor de la compañía (porque si se liquidase siempre podrías obtener esa cantidad de dinero al vender dichos activos).

 

Por cierto, hay que restarle los pasivos. Y hay que tener en cuenta el pasivo laboral (que no necesariamente -o de manera completa- vas a encontrar en el balance).

 

¿Moraleja?

 

Deja de hacer ingeniería financiera para ahorrarte unos (o muchos) euritos en el pago de impuestos.

 

O si no te da la gana. Al menos sé un poco listo y si es posible que en los próximos 4-5 años vayas a vender tu empresa (¿a lo mejor te vas a jubilar o empiezas a estar cansado?), pon las cuentas en orden para que el que venga de fuera las entienda.

 

Es la forma para poner en valor lo que tu empresa realmente vale.

 

Si no, siempre quedará Wallapop (u otras tiendas de segunda mano), para ayudarnos a ponerle precio a lo que tardaste 30 años en construir.

 

Tú mismo.

 

PD: en las mentorías de septiembre vamos a hablar de compra-venta de empresas. Porque me gusta el tema. Y porque es una palanca fantástica para hacer crecer tu negocio. O una palanca también muy buena para recoger unos euritos el día que ya no quieras más empresa.

 

Si piensas que esto de comprar empresas no es para ti, a lo mejor mañana llega un conocido y te dice que se jubila y que si le compras su empresa. Así que aprendamos un poquito vaya a ser que pase la lotería por delante y no sepamos verla.

Publicaciones Similares