|

hd1p #166 – Vértigo

"Asunto: hd1p #166 - Vértigo"

"Hablaba el otro día con un amigo sobre el vértigo."

"El primer vértigo es el vértigo “sin barandilla”."


Hablaba el otro día con un amigo sobre el vértigo.

 

Él me decía que no podía asomarse a una terraza con mucha altura. Pobre hombre…

 

Yo el vértigo en las terrazas lo tengo controlado. Pero hay dos vértigos que manejo peor.

 

El primero es el vértigo “sin barandilla”. Es decir, me pones en la misma terraza sin la barandilla y me empieza a recorrer una sensación muy desagradable que me medio-paraliza.

 

A lo mejor crees que hablo en modo teórico (no hay terrazas sin barandilla, dirás). Pero te recuerdo que me dedico a la construcción y que antes de poner la barandilla, no hay barandilla.

 

🤸🤸🤸

 

Pero te dejo un ejemplo más interesante: en 2009 (o por ahí), subí con un grupo de montañismo al pico del Aneto (pico más alto de los PIrineos).

 

Muy bonito todo…hasta que llegas al paso de Mahoma.

 

Te dejo una imagen para que veas de qué va la película. Para colmo, además de la imagen, imagina un viento fuerte dirección “al vacío”.


Yo me quedé sin coronar el pico. Al otro lado, el vértice geodésico (a 3.404m).

 

Una pena. Pero como hemos podido ver en las noticias hace unos días, hay cosas para las que quizá no merece la pena arriesgar.

 

Así que en mi caso, hasta que no le pongan una barandilla al Paso de Mahoma…

 

Ahh sí…

 

El segundo vértigo. A ver si te suena.

 

El vértigo de lanzar una empresa, un producto o un servicio nuevo.

 

Si encima tienes que dejar tu trabajo actual, vértigo al cuadrado. Pero aunque no sea el caso, si el lanzamiento cuenta con una dosis significativa de «exposición», pues también, vértigo.

 

🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️🌶️

 

¿Te cuento cómo va la cosa? Ya que estamos…

 

Pues no sé qué decirte, es como bien y mal al mismo tiempo. Aunque más bien que mal.

 

Por el momento 9 personas apuntadas a la lista de interés, de 5 industrias distintas.

 

¿Lo malo?

 

Te imaginas, ¿no? Lanzas un producto nuevo y mientras duermes te imaginas que se apuntan 217 personas y tienes que decir a todo el mundo que tienen que esperar al 2028.

 

Luego te despiertas y se han apuntado 2.

 

¿Lo bueno?

 

Que al día siguiente se apunta otra persona. Y al otro, otra. Y el fin de semana, hay alguien que debe de estar corrigiendo facturas, y se apunta.

 

Y sé que mañana cuando alguien se dé cuenta de que la última contratación le salió mal, se apuntará. Y el jueves me imagino que alguien que está sufriendo con el control de la caja, decidirá dar el paso (por el bien de su caja). Y así…

 

¿Y qué más hay bueno?

 

En realidad lo bueno es que ya estamos caminando por el paso de Mahoma. Hemos dado el primer paso y como viste en la foto de arriba, dar marcha atrás no es opción.

 

Y ojo. Que estamos en el momento más difícil de todo el proyecto. Bueno, éste y el primer correo de la newsletter 😅. Pero ése ya pasó.

 

Porque si el programa de septiembre tiene éxito (no es un si, es un cuando), el año que viene todo será más fácil. No puede ser de otra forma.

 

¿Y qué más?

 

Pues que como bien dice Charly en su libro (el de Parango), “perforar un milímetro es perforar”. Así que toca seguir perforando.

 

Y de nuevo, lo bueno es que tenemos una caja con muchas herramientas (va a ser que sí).

 

Por un lado, ya he comprobado que los emails funcionan. Y sé que hay en en la lista de distribución al menos 20-30 personas que están pensando si esto es para ellos.

 

Ahora es mi trabajo quitarles las últimas dudas para que se apunten (y sí, algunos tendrán que esperar a la edición de 2024!).

 

Pero además hay 3 personas que me van a echar un cable para llegar aún a más gente (los amigos de mis amigos, son…).

 

Y además nos queda empezar a dar caña al tema en las RRSS (como te comenté, arrancamos ayer, así que pincha en el link y atrévete a escribir «pymentón molón» en comentarios).

 

Y siempre nos quedará la publicidad (qué burdo…jajaja).


Bueno, yo seguiré contándote por aquí cómo va la historia. Por dos razones

 

Por un lado, porque sé que hay personas que no se atreven a lanzar su proyecto. O a lanzar un proyecto adicional. Y quizá leyendo esto se les quite un poco ese vértigo…
Por otro lado, porque también me parece importante que se compartan las dificultades ligadas al emprendimiento. Tanto artículo y tanta entrevista sobre los grandes éxitos de los emprendedores están muy bonitos. Pero la realidad es otra. Es más bien ésta

Hay que picar piedra (perforar) una y otra vez. Y luego, seguir picando. Y después, un poco más. Pico y pala, que dice la expresión.


No hay más por hoy. Vértigo, pico y pala.

 

Perdón, y pymentón.

 

PD: ¿te cuento una curiosidad? El nombre de “pymentón” no estaba en la lista que teníamos Constanza y yo. Y aquel día, escribiendo el correo, me pareció bueno añadir alguna opción más. Y, sin pensarlo ni un momento, añadí pymentón como “nombre tonto”. Qué cosas.

Publicaciones Similares